Buscar
Enter Keywords:
Inicio
Mi gato orina donde no debe, qué puedo hacer? PDF Imprimir E-mail
17.07.2007
MI GATO ORINA DONDE NO DEBE, ¿QUÉ PUEDO HACER?

Lo primero que debemos hacer es lo más simple: ¿está limpio el arenero de mi gato? Hay gatos muy limpitos que en cuanto ven una caca de más protestan “a su manera” para que se lo limpies. O incluso no protestan, sólo están haciendo sus cosas en un lugar más higiénico para ellos, sin más.

Una vez contrastado eso, debemos fijarnos en la forma de la meada, es decir, ha meado en el suelo o encima de algo, o hay una marca en la pared, muebles, etc como si hubiera meado en horizontal? (una mancha circular con chorretones hacia abajo). En el segundo caso el gato/a (si, gatas también) estaría marcando (si le pilláis veréis que efectivamente orina en horizontal, con el rabo muy erguido y moviéndolo como con espasmos).

Si se trata de marcaje, debemos tener en cuenta varias cosas:
  • Si el gato está esterilizado (muy importante, además de todas las ventajas que tiene).
  • Si hay muchos gatos en la casa últimamente (ojo: muchos para el gato, a lo mejor para el muchos son 2)
  • Si hay algún nuevo olor en la casa (puede ser hasta el olor en la ropa de una visita)
  • Si hay algún otro problema de tipo territorial entre los gatos de casa (puede ser muy sutil y que no nos hayamos dado cuenta antes). En ese caso, habría que ir por ahí, lo de orinar es una consecuencia.
  • Si el gato escucha alguna gata en celo que pide novios en la calle, o incluso ve gatos de la calle (mejor que no los vea)
  • Si hemos cambiado nuestro horario de trabajo, pasamos menos tiempo con el gato, nos hemos ido de viaje o le hemos castigado de manera inoportuna. Todo tipo de cambios pueden hacer al gato sentirse inseguro, desde el cambio de un mueble a una visita prolongada de un familiar.
  • Si el gato sufre ansiedad, debemos tener en cuanta que el olor de su propia “fragancia” le alivia…en ese caso debemos solucionar el problema de ansiedad antes de nada. Esto también tiene que ver con el olor de las cosas nuevas, si el gato es más tímido o asustadizo, le tranquiliza tener todo con su olor, o sea, marcara cosas nuevas o cosas recién lavadas.


En el segundo caso (eliminación inadecuada, no marcaje), también encontramos a veces heces.

En ambos casos (marcaje o no), debemos tener en cuanta esto:
  • OJO, POSIBLE PROBLEMA FÍSICO: visita al veterinario ya. Puede que el gato esté mal y lo que hace es intentar llamar tu atención sobre ello. Dentro de estos problemas, los más comunes son:
    • Orina: Diabetes, enfermedades renales (ojo con el pienso que les damos a los gatos, gama alta siempre, que al final pasan estas cosas…), hipertiroidismo, FUS, cálculos, cistitis, enfermedades neurológicas, artritis, enfermedad discal, neoplasias.
    • Heces: IBD, diarrea, saculitis anal, obstinación, enfermedades neurológicas, artritis, hipertiroidismo, neoplasias.


Además está mi “favorita”: el envenenamiento por ingerir plantas de interior. Casi todas las plantas de interior son venenosas para los gatos. Muchas veces las comen, y poco a poco se van encontrando peor, así que llaman tu atención orinando donde no deben. Corriendo al veterinario.

Y que no se nos olvide la senilidad, ellos también se hacen viejitos y les cuesta contenerse.

  • Igualmente, si el gato está esterilizado. Esterilizando al gato evitas en la mayoría de las ocasiones este tipo de conducta.
  • ¿Ha habido algún cambio en la casa? Por pequeño que sea, un cambio de mueble de sitio, una persona que falta o una nueva (típica llegada de bebe, en cuyo caso habría que hacer que asocie al bebe positivamente), una mudanza, un gato nuevo o uno que falta…todo vale, los gatos son muy sensibles al cambio. Una de las causas más comunes es la ausencia del dueño, por trabajar demasiadas horas o haberse ido de viaje
  • ¿El arenero está cerca de una fuente de ruido o temperatura extrema? (lavadoras, frigoríficos, estufas, hornos, etc) No debe estar cerca de nada de eso (de la ducha tampoco conviene, porque se pueden mojar un día y asociar negativamente el arenero), y tampoco del comedero del gato. No lo pongáis en un sitio de mucho tránsito, ellos también necesitan privacidad.
  • ¿La arena del gato le gusta? A veces funciona simplemente probar con distintos tipos de arena de las que ofrece el mercado, hasta dar con la preferida por nuestro gato.
  • ¿El gato ha sido castigado por algo? Puede que lo considere injusto y proteste por ello. También puede pasar que dediquemos más tiempo, mimos o golosinas a otro gato (que esté enfermo, por ejemplo) y el nuestro se sienta desplazado.
  • ¿Ha podido pasar algo que le ha hecho asociar negativamente el arenero? Un ruido muy fuerte (como los malditos petardos), que le hayáis castigado o regañado ahí, un gato que le ataca, un bebe que le intenta coger…En ese último caso, una buena posible solución es poner el arenero en una plataforma en alto o con una gatera que le permita acceder a el dentro de un sitio cerrado. También puede que hayamos limpiado el arenero con algo que no les gusta como huele, o que no les guste el mismo arenero (forma, tamaño, etc). O que tenga las cacas tan duras que le duela, y asocie negativamente el arenero por esto (ojo con la alimentación…).
  • ¿El gato es nervioso o miedoso? Entonces es que necesita algo más de soledad.
Una vez hemos analizado todo esto, y una vez hemos dado con la causa (o la sospechamos), pasamos a la acción.

Insisto de nuevo:¿hemos descartado un problema físico? Bien, seguimos.

PAUTAS A SEGUIR:
  • Esterilizar al gato si no lo está ya.
  • Aumentar el atractivo del arenero y la arena (cambios antes mencionados), y REFORZAR POSITIVAMENTE el comportamiento correcto. Es decir: cuando lo haga en su arenero le hacemos mimos, le decimos cosas bonitas, le damos premios (jamón York, malta…lo que más le guste). El gato debe asociar positivamente orinar allí.
  • NO CASTIGAR NUNCA AL GATO. Me explico: si es un problema de comportamiento, el gato busca precisamente llamar nuestra atención, aunque sea con un castigo. Con ello no solucionas nada, al contrario, refuerzas la conducta indeseada. Por ello, es mejor ignorar al gato cuando haga esto, no darle importancia aparente. Ellos son muy listos, y saben que cuando pones el grito en el cielo al ver una meada suya, aunque sea de hace un rato, lo haces porque han conseguido su objetivo: llamar tu atención (mente del gato: ¿ves lo que hago si me cambias esto de sitio? Para que aprendas!). Así que toca armarse de paciencia, y cuando veamos un pisecito, pasamos de largo, esperamos un rato, y luego lo limpiamos, tranquilamente, sin expresar nada de nada, sin decir ni mu. Otras veces, simplemente el gato orina ahí porque lo ve normal (suciedad, inseguridad por cambios, marcaje…), así que castigándole no vamos a conseguir nada.
  • Si le pillamos “in fraganti” podemos hacer dos cosas:
    • Coger al gato (aunque a veces vaya meándose por el camino y luego la limpieza tenga que ser mayor), igualmente, sin decir nada de nada, y llevarle al arenero. Una vez allí coger una patita delantera y moverla suavemente y despacio, haciendo el movimiento de cuando ellos entierran. Luego lo mismo con la otra patita.
    • El método del spray de agua: rociarle con un chorrito de agua con un spray, pero OJO: QUE NO OS VEA. No debe saber que viene de vosotros por la misma razón por la que no hay que castigarles. El gato debe pensar que el castigo viene del cielo, y de paso así no meará por ahí cuando no estéis para rociarles. También sirve algo que suene de manera estridente. Lo mejor es no hacer esto siempre que le pilléis, porque si no al final os asociará.
  • Si sólo lo hacen en una zona localizada, se puede trasladar allí el arenero, para luego irlo acercando al sitio de siempre poco a poco. También podemos poner un mueble encima, algún obstáculo, poner allí el comedero, una zona de juegos, etc.
  • Usar repelentes de micciones. En el mercado hay una amplia gama de repelentes en spray. Una vez hemos limpiado la zona, se echa el repelente, y este olor les disuade para irse a otra parte (que esperemos sea el arenero).
  • En casos muy extremos, aunque yo nunca recomiendo esto porque implica castigar, se puede encerrar al gato en un sitio reducido donde tenga arenero, y poco a poco irle dejando salir bajo vigilancia, hasta que veamos que solo orina en el sitio apropiado. Esto suele durar de 1 a 8 semanas. Pero repito: el refuerzo positivo e ignorar la conducta inadecuada funcionan muy bien, sólo requieren constancia y paciencia, con lo que paso al siguiente punto.
  • Se puede limitar el acceso del gato a la zona en la que orina inadecuadamente, cerrando esas habitaciones si es posible.
  • Colocar cinta de alfombra (de esa que pega por los dos lados) en el sitio donde orinan inadecuadamente (si está localizado), también funciona.
  • NO USAR productos de limpieza que contengan amoniaco, ni se os ocurra usar lejía! Porque les atrae para mear ahí más.
  • CONSTANCIA Y PACIENCIA: No podemos flaquear. En cuanto regañemos al gato una sola vez, estaremos retrocediendo casi al principio. En toda modificación de conducta, se requiere seguir unos patrones bien fijados, no podemos cambiar algo, porque estaríamos rompiendo los esquemas al gato. O sea: mucha paciencia y que no se nos escape la regañina. Esto requiere tiempo, dependiendo del gato, pero es muy eficaz.
  • Cada caso es único y debe ser estudiado en detalle, estas son sólo unas directrices. Lo mejor siempre es acudir a un etólogo.
Eso es todo, suerte, paciencia y a ello!

Autora: KAT
Última modificación ( 17.07.2007 )
< Anterior   Siguiente >


Realizado por Javier Sáez y Juan Manuel Victoria